Go to content Go to menu

El tiempo es oro

jun 26, 20:20

Es absurdo, lo sé, y no tengo explicación, pero el oro siempre me ha hecho reír. El oro como palabra, el oro como metal que la gente lleva encima. No sé si esto será también una risa dirigida a nuestros valores más profundos como sociedad, entre los cuales el oro ocupa un lugar privilegiado.

Una vez me salió del cráneo una especie de aforismo que creo que desvela este asunto: La especulación inmobiliaria es a la playa lo que el oro al cuerpo de una maruja. Para los argentinos, traduzco: maruja es un ama de casa de clase media.

Pues bien, últimamente he ido anotando instancias en que el oro aparece en el nombre de algún comercio:

  • La Yema de Oro, fábrica de pastas (Directorio 4806)
  • La Llave de Oro, café-bar (Lavalle 1946)
  • Nuevo Río de Oro, confitería (Córdoba 3601)
  • El Ciervo de Oro, bar (Julián Álvarez y Velazco)
  • 9 de Oro, marca de bizcochos
  • La Bolsa de Oro, fábrica de bolsas de plástico (Luis Viale 699)

Ésta última confirma una de mis intuiciones, de hace mucho: en los ochenta tenía una compañía de teatro que se llamaba El Oro de Plástico/Plastic Gold. En la frontera entre México y EEUU, era teatro bilingüe.


Una noche no hace mucho, caminando por Recoleta de vuelta a casa de la galería a la que había ido por un artículo que tenía que escribir, me encontré con el archivo de un hombre, al parecer muerto hace años. Esa tarde, al salir de casa, había decidido no llevar la mochila que siempre uso, y cuando me encontré con el archivo que había sido sacado a la calle como basura, me arepentí. De todas maneras, me metí en los bolsillos todo lo que pude, además de llevar en ambas manos un montón de carpetas.
En los días siguientes estuve examinando mi pequeño tesoro y entre los papeles encontré este pequeño mapa del centro de Buenos Aires, agrandado aquí para que se vea mejor. (Del otro lado es un calendario de 1971, y el tamaño real es el de cualquier calendario que dan en cualquier parte para llevar en la billetera.)


Elecciones gallegas

ene 28, 18:32

Mi chiste de gallegos favorito es que cuando los americanos llegaron a la luna, no les quedó más remedio que ir a tomarse una Estrella con una tapa de percebes en el único bar que encontraron en la zona, que era, claro, de un gallego, probablemente (he añadido yo) de Corme. Buenos Aires es la ciudad con más gallegos del mundo, y muchos de los que conozco siguen manteniendo la identidad, aunque también se consideran perfectamente argentinos, que calculo será más fácil que ser gallego y considerarse perfectamente español.

Así, como hay elecciones en Galicia ahora en marzo, hay que hacer campaña en Buenos Aires. Y ahí está la sede del PSOE, en este caso PSG, para articularla. El emplazamiento es más o menos emblemático: Avenida de Mayo y 9 de Julio. En la Avenida se concentraron desde el primer tercio del siglo pasado muchos negocios de españoles; todavía quedan hoteles, bares y restaurantes. Aunque los gallegos concentraron sus instituciones y clubes en otra parte de la ciudad: me los voy apuntando porque me apetece mucho irlos contando en este blog.
Lo que más me llamó la atención de esta campaña fue el eslogan: Presidente de Galicia en el mundo. Parece una especie de megalomanía, pero no lo es. Los gallegos dispersos por el mundo siguen siendo ciudadanos de su país de origen y pueden votar; la Xunta sigue ofreciendo servicios y financiación para el exterior. Galicia es una nación transnacional.
(Debo añadir que por Galicia siento un gran cariño. Soy un catalán crecido en México y Estados Unidos, pero que vivió 5 años en Galicia. Entre las personas que más he querido y sigo queriendo hay varias que son de ahí. Además, Quico Cadaval me nombró hace años Gallego Honorario (de lo cual estoy profundamente orgulloso, y lo digo siempre que surge la ocasión, como ahora) por mi sentido del humor, muy cercano a la retranca gallega.)



Hace tiempo, en un post sobre un paseo por Barracas, incluí una foto de una valla publicitaria en la que todavía se puede ver propaganda gubernamental de los tiempos en que el General Perón ocupaba la presidencia. Varias personas me han preguntado por el sitio exacto, pero no fue hasta este domingo que pasé por ahí con el nuevo colaborador de Buenos Aires Ideal, Andrés Prieto que no tuve ocasión de apuntarme la dirección exacta. Siguiendo el muro de la estación Constitución, está en la esquina de Finochietto y Herrera.
No sé qué pensarán los diversos grupos políticos de la Ciudad, pero lo que está claro es que este letrero es patrimonio histórico del país entero. Hay que preservarlo.

Aparte de a Andrés por hacer la foto, debo agradecer a Robert Wright el haberme mostrado el letrero en primer lugar, hace meses, cuando dimos aquel paseo.


Letreros de acampada

oct 25, 20:02

Esta semana estuvimos, Carolina y yo, de acampada en San Pedro, provincia de Buenos Aires. La reacción de los amigos españoles cuando se enteraron fue unánime: ¡¿Roger de acampada?! Y es que conocen mi pasión por lo urbano, que es de lo que siempre hablo, pero no que me guste la naturaleza. Me alegro de poder sorprender, todavía, a unos cuantos. De todas maneras, ahí en el camping, rodeados como estábamos de naturaleza domesticada y sin domesticar, una de

mis diversiones era claramente urbana: sacar fotos de los letreros que iba encontrando. Siempre me divierten las prohibiciones y las reglas; creo que me producen más risa, y a veces desconcierto, que desazón o ira. Aunque no se quiera, un camping también es un espacio urbano, y como tal, está lleno de avisos y advertencias. Los que aparecen en este post son algunos de los que coleccioné en los días que estuvimos allí.


Bilingüismo

jul 28, 02:23


No sé cuántas veces he pasado por debajo de este letrero, que siempre me trae recuerdos de otros lugares, otras fronteras. Por la razón que sea nunca le había hecho una foto… hasta ayer.


Animales domésticos

jul 13, 19:11

Al principio de Hipólito Yrigoyen, cruce de Avenida La Plata y Rivadavia, hay un colegio religioso enorme. En el jardín de la entrada siempre me ha llamado la atención que haya muchos gatos. Es como un asilo para ellos, y supongo que alguien les dará de comer: o no se instalarían ahí. Quizá también sea un lugar donde la gente abandona sus animales.
Ayer, al pasar por delante, vi este curioso letrero, hecho a mano, pero con los colores y el logotipo del Gobierno de la ciudad.


Estación Perú

jul 11, 03:37


Bueno, supongo que están destinados a desaparecer, a cambio de nuevos, estos antiguos anuncios que le daban otro aire a la estación de la calle Perú, en la línea A del Subte. Ayer encontré en la tarjeta de memoria de mi móvil esta foto que hice hace tiempo. No sé si todavía se puede ver este viejo anuncio, un poco ajado por el tiempo. Tendré que volver a mirar.


Publicidad popular

jun 3, 21:48


De vez en cuando, por la calle, saco fotos de los letreros que muchos comerciantes utilizan para anunciar lo que venden. Aparte de que no están diseñados ni hechos por profesionales, estos letreros no tienen nada de especial. Sin embargo, no dejan de llamarme la atención. ¿Significa esto que funcionan?


















































Me faltan unos cuantos de las verdulerías. Pensé que los tenía, pero miré en mis archivos y no los encontré. Habrá que salir con la cámara a la calle y ver qué se vende por ahí.


Humo

abr 18, 19:09

Me han llegado por mail estas fotos de Isaías Garde. Impresionante. En Entrerríos están quemando pastizales, y el viento nos trae el humo a la ciudad. Esperemos que el viento cambie de dirección pronto.



Calle Gabriela Mistral, Villa Devoto


La Font de Canaletes

mar 23, 18:30

Ayer, dando un paseo por Retiro, me encontré una verdadera sorpresa: ¡La Fuente de Canaletas! Está en una placita de la calle Arroyo, entre Cerrito y Libertad. La vi de lejos, y me dije: No puede ser posible. Me acerqué, y lo era.

La leyenda dice que si bebes de la Font de Canaletes, volverás a Barcelona. Una de las pocas sentimentalidades que permite el seny catalán. Recuerdo que delante de la fuente estaba el Bar Canaletes, adonde acudían todos los emigrados y los exiliados catalanes cuando volvían a su país. Yo estuve presente el día en que mi abuela entró y se encontró con una amiga a la que no había visto en 40 años. Los gritos, las lágrimas… supongo que los del bar estaban acostumbrados. Hace algunos años, el seny nos indicó que ese bar debía convertirse en un Burger King.

La fuente que yo me encontré ayer no funciona. Pero me preguntaba si, en caso de que funcionara, y yo bebiera, ¿adónde volvería, a Barcelona o a Buenos Aires?


Hoy Aguas de Barcelona, donante de esta reproducción, ya no está en Argentina. Al parecer, no cumplió el contrato que tenía con el país y fue expropiada.