Go to content Go to menu

¿Alguna vez os ha ocurrido que pasáis por una calle y os llama la atención el nombre, y os hacéis una nota mental de investigarlo pero nunca os acordáis de hacerlo, hasta que un día os dais de bruces con la respuesta? A mí me pasó con la calle Boulogne sur Mer. Yo me preguntaba qué tendrá que ver ese pueblo francés con Buenos Aires. La respuesta está clara para cualquier argentino, claro, pero como extranjero me tocó aprender.

Así que esta semana pregunto:

¿A qué se debe que en Buenos Aires haya una calle denominada Boulogne sur Mer?

Respuesta (fácil) el lunes.


Ayer tuve ocasión de ver cómo van los trabajos de restauración de un gran mural de Benito Quinquela Martín. Está en lo que ahora son los juzgados de lo comercial, Marcelo T. de Alvear 1840. Ese mural tiene que ver con el uso que se le dio al edificio desde los años 30 hasta los 90. Pero tuvo un uso anterior. Y claro, la pregunta de esta semana tiene que ver con eso.

¿Cuál fue la función original del edificio situado en Marcelo T. de Alvear 1840?

La respuesta es para el lunes.


De camino a casa de la vuelta que conté ayer, me di un paseo por el Barrio inglés de Caballito. Luego buscando en la red supe que están a punto de declararlo patrimonio histórico. Es un verdadero remanso de paz en medio de la ciudad intensa. Todas las ciudades tienen pequeñas zonas que se diferencian de sus alrededores. He buscado información en mis libros sobre Buenos Aires y no he encontrado nada, literalmente nada.
Así que esta semana me pregunto por el origen de este “barrio”, y algo más:

¿Qué puede contar Colom acerca del Barrio inglés de Caballito?

Normalmente tengo la respuesta ya de antemano, pero hoy la pregunta que hago es más como un pequeño reto. La respuesta, el lunes.


Hay cosas sobre las que uno siente curiosidad, pero por una razón u otra, no investiga. Yo siempre me había preguntado sobre la legitimación del tango entre la clase alta argentina. El conocimiento recibido indica que primero ocurrió en París, donde se puso de moda antes que aquí. Hoy la pregunta es la siguiente:

¿En qué establecimiento—y el edificio aún existe—se inició la legitimación del tango entre la “gente bien” de Buenos Aires?

Como ya es costumbre, la respuesta el lunes.


¡Buf! Pensé que no llegaba, pero llego y aún me quedan un par de minutos del viernes para poner la pregunta.

Hace unos días me encontré con un libro curioso. Pedí que le quitaran el plástico (que aunque uno sea física y psicológicamente capaz de hacerlo solito, hay que solicitar ayuda), me puse a hojearlo, hallé un par de datos que me llamaron la atención y lo compré. Se trata de Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, de Diego M. Zigiotto.
Cincuenta y dos horas más tarde fui avisado de que tenía que ir a una parte de la ciudad que no conocía y lo consulté por si por ahí había algo interesante: precisamente lo que me lleva a la pregunta de esta semana:

¿Dónde está el punto más alto de la capital, con respecto al nivel del mar?

Como ya es costumbre, la respuesta el lunes.


Últimamente he tenido tantas ocupaciones que no he podido salir a deambular por las calles. ¡Mi espíritu de flaneur se está resintiendo! Así que he tenido que sacar la pregunta de esta semana del sombrero de la memoria. Me pasa otra cosa: muchas veces se me ocurren preguntas, pero las desecho por fáciles. Luego se las hago a gente que conozco y que ha vivido en la ciudad desde siempre y no saben la respuesta. Para entonces, sin embargo, la pregunta ya está marcada, como si hubiera perdido interés. Espero que la de esta semana resulte interesante, y es ésta:

Una de las calles más concurridas del centro de Buenos Aires fue también la primera que dejó de ser de tierra y tuvo alguna clase de pavimento. ¿Qué calle es? ¿Cómo se llamaba antes de tener el nombre actual?


Lo normal, hasta ahora, ha sido que se catalogue como patrimonio, un edificio, una estructura singular. Ya sea por razones históricas o artísticas. Sin embargo está a punto de ser catalogada por primera vez la obra completa de un arquitecto. Sin duda un enorme paso adelante en la conservación del patrimonio de Buenos Aires.

¿De qué arquitecto estamos hablando?

Como siempre, y para añadir un poco de suspenso y nervios a vuestro fin de semana, la respuesta llegará el lunes.


Bueno, no es que yo sea un erudito de Buenos Aires. Soy un mero aprendiz. Y como aprendiz estoy leyendo Rascacielos porteños, de Leonel Contreras. Fue ahí donde encontré la pregunta de la semana, y es la siguiente:

¿Cuál fue el primer rascacielos, digamos, oficial, de la ciudad?

Como ya es costumbre, la respuesta el lunes.


La calle de Rosas

mar 24, 17:28

No existe en Buenos Aires, capital, una calle dedicada a Juan Manuel de Rosas. La manera más fácil de explicar esta omisión es que en la larga disputa que hubo entre federales y unitarios a mediados del siglo XIX, ganaron los unitarios. Así que no extraña que el odiado líder federal no tenga calle en la ciudad. Lo que me extraña es que Rosas es lo suficientemente importante como prócer para que su retrato aparezca en un billete, pero no lo es como para que su nombre aparezca en una calle.

Se cuenta que fue sanguinario y represor. Creo que eso no hay manera de ponerlo en duda. Pero también lo fueron los unitarios cuando ostentaron el poder en la década de 1820, con Lavalle (que sí tiene calle) a la cabeza.

Existe la leyenda de que la Casa Rosada es de ese color como símbolo de la reconciliación nacional tras la caída de Rosas: una mezcla del rojo federal y el blanco unitario. Sería más creíble si el color de los unitarios no hubiera sido el celeste, en lugar del blanco. Los colores de la bandera argentina a su vez, también se acercan más a los unitarios que a los federales.

En parte, la mala reputación de Rosas se debe a que la historia oficial fue escrita por sus enemigos, Sarmiento y Mitre. En el siglo XX hubo otros historiadores que intentaron rescatar su figura y lo lograron a medias. No es fácil defender a un líder sanguinario, aunque sus opositores también lo fueran. Ya se sabe que la historia la cuentan los vencedores.


Esta semana toca la pregunta con truco que no puse la vez pasada. Es esta:

¿Dónde está la calle Juan Manuel de Rosas? ¿Por qué?

El por qué, será más bien especulativo por mi parte, pero eso vendrá el lunes.


Ferrocarril Oeste

mar 18, 02:10


El Ferrocarril Oeste”:, el primero en construirse en la Argentina, empezó a funcionar en 1857, e iba de la Estación Plaza del Parque a La Floresta. Esa estación fue la primera terminal de trenes que hubo en la ciudad y en el país. Ocupaba el espacio donde ahora está el Teatro Colón.

Ya en los 1870, con la inmigración y el crecimiento de la ciudad, las vías que iban de esta primera terminal a la que ahora es la Terminal Once, molestaban bastante. Pero no fue hasta 1883 que las vías fueron levantadas, y en 1886 se derribó esta primera estación. La de Once, que ocupó su lugar, se construyó en 1890. En ese mismo año se inició la construcción del Teatro Colón.


Ostras, no me di cuenta de que era viernes y casi dejo pasar el día sin poner la pregunta. Llevo toda la semana debatiéndome entre una pregunta legal y otra con truco: creo que me decanto por la legal. Ahí va:

Sabemos que la primera línea de tren que hubo en la Argentina fue la del Ferrocarril Oeste. Mi amigo, José Fernández, arquitecto en Bahía Blanca me dijo que Ferro fue también el primer club de fútbol en el país (él es uno de los 7 hinchas de este equipo que hay en su ciudad: se reúnen una vez al año para un asado). Bien, la pregunta es: ¿Dónde estaba la primera estación terminal del primer ferrocarril argentino?

Como será costumbre de aquí a poco, la respuesta el lunes.