Go to content Go to menu

Vale, no llevo mucho tiempo en Buenos Aires y puedo pecar de inocente (si tal cosa es posible), pero encuentro que una de las cosas maravillosas que tiene la ciudad es la posibilidad de encontrarse, por sorpresa, con edificios absolutamente sorprendentes.

Eso es lo que me pasó el otro día cuando iba por Hipólito Yrigoyen. Al 2500 me topo con un edificio del arquitecto italiano Virginio Colombo (1885-1927), art nouveau, muy recargado, pero con una ambición estética que dice mucho de la ciudad que se quería construir a principios del siglo XX: la más bella de Sudamérica.

Lo vi desde la vereda de enfrente. Crucé para asomarme al hall, que conserva la decoración original, y al volver ¡me doy cuenta de que al otro lado de la calle hay otro! Estuve un buen rato mirando los dos edificios, sacando algunas fotos con el móvil bastante pobres.
Cuando volví a casa, busqué el nombre del arquitecto en Google y me encontré con varias páginas que cuentan su historia y hablan de su trabajo. La que aporta una explicación más técnica es ésta. Después está la de Alejandro Machado, cargada de fotos, algunas de las cuales me ha prestado para poner aquí. Alejandro tiene varios blogs sobre arquitectos importantes de Buenos Aires, y otro blog dedicado a lo que va viendo por la ciudad (ahí se encuentran enlaces a los demás). Individualmente y en conjunto, estos blogs representan un trabajo muy valioso.

Gracias a Alejandro, supe que el edificio que me llamó la atención es conocido como la Casa Clarise, por haber pertenecido a esa familia, y es de 1911. El de enfrente, de 1923, parece más serio, más rígido en el diseño de su fachada, menos alegre. También supe que Colombo fue el arquitecto de la Casa de los Pavorreales, de Avenida Rivadavia, cuya fachada fue restaurada recientemente. (De estas otras dos casas pondré fotos y comentarios en otra ocasión).

Hay que entender una cosa, estos edificios se construyeron por pura especulación inmobiliaria, como tantos hoy en día. La gran diferencia entre nuestro tiempo y ese pasado reside en la intención estética, en esas ganas de construir algo bello. Quizá sea eso lo que ha perdido la ciudad (y está claro que el resto del mundo) en el ínterin.


2 Respuesta a "Virginio Colombo en Hipólito Yrigoyen (Casa Calise)"

  1. Juan Pablo dice:

    Ese edificio es fantástico. Como todos los de Colombo y demás modernistas que llegaron de Europa a fines del s. XIX a la Argentina (J. J. García Nuñez, Alvarez, etc.)

  2. Ema dice:

    Yo viví toda mi infancia y adolescencia en esa casa y en el año 1924 ganó el premio al mejor frente de Buenos Aires

Leave A Reply

Ayuda Textile