Go to content Go to menu


El otro día me llegó un mail de la agencia de prensa de Weber-Iggam, que está poniendo materiales y personal para reparar, restaurar, reacondicionar algunas de esas placitas que se ven por toda la ciudad en solares antes ocupados por algún edificio. Inauguran uno ahora y querían que les ayudara a difundirlo.
Si viviera en otra ciudad, haría un blog que se llamara Otra Ciudad Ideal, y la idea general sería la misma: ir encontrando los lugares, las personas, las actividades que hacen de una ciudad, la que sea, un sitio donde vale la pena vivir. Y muchas veces, las cosas que mejoran la vida en la ciudad, por muy pequeñas e insignificantes que parezcan. Aunque eso de “pequeño e insignificante” yo ya no sé qué significa. Las nuevas teorías de redes y de sistemas emergentes nos han mostrado que el acto más pequeño puede tener efectos incalculables sobre el todo. De repente, nos damos cuenta de que si bien no todo vale, sí es cierto que todo cuenta.
Y ese es el caso de la pequeña plaza de Independencia y Perú, en San Telmo. Estoy de acuerdo con Nushi Muntaabski, que diseño y construyó el mural junto con Stella Blanchart, de que la cultura y la belleza ayudan a mejorar la vida. Es cierto que no dan de comer a los hambrientos, pero sí que ayudan a crear una ciudad más amable, más humana, como en la canción de la Cabra Mecánica, y esa amabilidad, en suficiente cantidad sí que puede empezar a encarrilarnos hacia la solución de problemas más graves.

El mural es pequeño y bonito, con cuatro árboles típicos de esta zona del mundo: el sauce, el palo borracho, la yerba mate y el ceibo que, como me contó Nushi es la flor nacional de la Argentina. Nushi se pasó varios años en Brasil estudiando paisajismo urbano, algo en lo que los brasileiros nos llevan bastante ventaja. Así como la Weber-Iggam donó recursos para el mural, Nushi, que acaba de vender una obra al Malba, donó su trabajo.
En otra cosa estamos de acuerdo ella y yo: no se trata simplemente de que las empresas pongan dinero para cuestiones cívicas, la cosa va más bien de que pongan otro tipo de recursos: tiempo, ganas, gente. Así se crean redes de colaboración, y es eso lo que va a ayudar a cambiar las cosas.
Ahí en la plaza conocí también a Sergio Isaza, de la ONG Cambio y Futuro. Fue él, que se encarga de mantener la plaza por puro gusto, quien juntó a la gente y las entidades (Weber-Iggam y el Club de Capitanes y Oficiales de la Marina Mercante, que está al lado) que han hecho posible la renovación de la plaza. Sergio es uno de esos tipos incansables que hace de todo, desde colaborar con una iglesia para dar de comer a los pobres en navidad hasta producir un programa de radio sobre asuntos cívicos por el que han pasado todos los políticos relevantes de la ciudad y la nación. Algunos pueden pensar que eso de los políticos no sirve para nada, a mí se me ocurre que hay que seguir insistiendo.
Esa radio donde Sergio hace su programa está en una fábrica recuperada, la antigua Conforti, hoy Gráfica Patricios, donde, antes de que la empresa fuera abandonda por los que fueron sus dueños, se imprimían los diarios Página 12 y El País. Ahí, los trabajadores, a parte de mantener sus empleos, han creado una escuela secundaria, donde se da formación técnica a chavales con “problemas de conducta“—así me lo dijo Sergio—, un pequeño centro médico, con ayuda de la Fundación Argerich, y la radio.
La pregunta está clara, ¿no? Por si alguien no la ha pillado, la hago yo mismo: ¿Cómo se hace ciudad, cómo se construye un lugar en el que se pueda vivir, y vivir bien?


8 Respuesta a "Una placita en San Telmo"

  1. @martinszy dice:

    No sé Roger, un montón de cosas lindas que se estaban haciendo fueron aplastadas por el gobierno actual, y eso no es “ideal”.
    Cerraron y destruyeron la huerta orgázmika, hecharon a más de un centro cultural y están por desalojar a un edificio entero de organizaciones sociales que aparenemente estaban tratando de hacer una ciudad mejor.

    Hoy hay un evento:
    http://artesextokultural.blogspot.com/2009/08/festival-de-arte-no-al-desalojo.html

    Yo estoy sinceramente desilusionado, desesperanzado y con ganas de irme a otro(s) lado(s), porque el pronostico dice que todo va a empeorar y yo quiero un mañana mejor.

  2. Sergio dice:

    Gracias por tan amable comentario, Roger. Estás invitado a nuestro programa de radio, estamos los jueves de 20 a 22. También incluiremos tu blog entre los favoritos en nuestro blog: www.cambioyfuturoenelaire.blogspot.com Como ya sabes estoy todos los sábados por la mañana en la placita, que inauguraremos el próximo miércoles 19 a las 13 horas con su nueva fisonomía. Te esperamos y te recuerdo que también puedes mandarnos unmail a:cambioyfuturo@yahoo.com.ar- Saludos Sergio

  3. Enrique dice:

    Roger, muy buen post! Vivo en diagonal a la placita y fue una grata sorpresa encontrarla tan linda. No sabía que estaba toda esta movida detrás y la verdad es que entusiasma que el encuentro de voluntades haya podido lograr tan buen resultado.

    Te dejo un post reciente que quizás te interese. Estamos pensando seriamente en promover una experiencia como esta en San Telmo o Barracas:
    http://tradeandme.blogspot.com/2009/08/tenemos-que-organizar-esto-en-buenos.html

    También te sugiero leer El Sol de San Telmo y entrar en contacto con Catherine, su directora. Es un proyecto de lujo que da cuenta de diferentes acciones de participación vecinal:
    http://tradeandme.blogspot.com/2009/08/aprender-cuidarnos.html

    Saludos,

    Enrique

  4. Roger dice:

    Contestaré por orden, a ver si me aclaro:

    @martinszy: si te piensas ir a Europa, te cuento que allí he visto cosas peores—y también cosas buenísimas—en todas partes se cuecen habas. Por un lado hay gente que está muy a gusto sin organizarse, dejándolo todo en manos de los demás, hasta que pasa algo y el desastre también los afecta a ellos… entonces se echan las manos a la cabeza y se preguntan cómo pudo ocurrir. Gente así la hay en todas partes, Buenos Aires no es tan diferente a otras ciudades grandes, como muchos de sus habitantes piensan.
    El otro día no sé a quién leí, o si fue en una conversación. El caso es que alguien decía que se trata de ser ciudadanos no habitantes o clientes o meros usuarios de la ciudad. Esta idea me gusta: trato de ser ciudadano, que no es fácil, pero no dejo de ser un usuario de todo lo que me interesa en la ciudad. El usuario no es un mero habitante ni sólo un cliente. Debe estar informado. Pongo por ejemplo internet: uno puede entrar en la página que le dé la gana y usar lo que ahí encuentra a su antojo, esto conlleva riesgos y beneficios. Le puede pasar cualquier cosa a tu computadora igual que puedes aprender un montón, o divertirte o entrar en contacto con otra gente. La idea es que hay que aprender a usar la red. Y la ciudad es una red también. En internet estamos aprendiendo los beneficios y los problemas de la auto-organización. Básicamente, la idea es prescindir de los gobiernos y de las grandes empresas. Hacerlo nosotros mismos. Si no, siempre estamos atendiendo a intereses que no son los nuestros.

    Sergio: De nada. Cuando quieras me paso por la radio y hablamos un poquito sobre la ciudad. O incluso sobre el concepto de ciudad. Como quieras. Y gracias por poner BAI entre los enlaces de Cambio y futuro.

    Enrique: The Big Lunch, esa especie de almuerzo comunitario en la calle, donde se junta todo el barrio, suena genial. Hace tiempo, alguien me contó que eso se hacía en BsAs: para navidad, sacaban mesas a la calle, todo el mundo traía comida y bebida y compartían. Al parecer, así era entre los italianos. O sea que no es algo totalmente ajeno a la cultura de la ciudad, al menos en el tiempo. En aquella época también había clubes de barrio que eran muy activos.

    En cuanto al editorial de El Sol de San Telmo, estoy completamente de acuerdo. Es de suma importancia crear comunidad, es algo que a primera vista parece que viene dado, que uno ya nace en una comunidad, pero las comunidades se disgregan y desintegran. Requieren un trabajo constante y una implicación diaria. Pero es eso o vivir en total soledad, rodeado de extraños, ¿no?

    Saludos a los tres y gracias por los comentarios
    rc

  5. @martinszy dice:

    Tenés razón Roger, de hecho varias veces tuve que hacer el mismo comentario a mis conciudadanos. Después de todo estamos en latinoamérica y no somos nosotros los que vimos los beneficios de dilapidar toneladas de oro y plata saqueados a los indios. Tenemos una historia corta y casi siempre pobre y Buenos Aires es un logro increíble.
    Pero yo sé que en el mundo hay Otras Cosas. No sé si son mejores… y por eso es que quiero experimentarlas.

    Además, si bien yo soy de sangre europea… ¿quién dice que los porteños reprodujeron la parte de Europa que mejor me sienta? ¿O hubiera sido mejor no reproducirla en absoluto?

  6. Roger dice:

    Bueno, yo soy el último que pueda tener derecho a decirte que no vivas en otros sitios, ya que yo estoy viviendo en Otro Lugar y experimentando Otras Cosas… precisamente en Buenos Aires.
    Uno se vuelve lo que llaman “cosmopolita”, o sea de todas partes y ninguna a la vez. Eso hay muchas formas de verlo, no todas placenteras. “Cosmopolita” tiene una traducción muy eficaz al habla porteña actual: “desubicado”. Lo que hay que hacer es vivirlo con energía.
    Así que, para cuando te vayas: buen viaje, buen retorno.
    rc

  7. Mapiurka dice:

    Muchas gracias por la reseña, no conocía el mural de la plaza! Slds

Leave A Reply

Ayuda Textile