Go to content Go to menu

Paseo por Barracas

dic 22, 16:48



Una de las cosas buenas que tiene este blog es que me ha dado la oportunidad de hacer amigos que, quizá, de otra manera no haría. Uno de ellos es Robert, de Line of Sight, que el otro día me dio un tour personalizado de Barracas: uno de los paseos más interesantes que he hecho desde que estoy en Buenos Aires.

Nos encontramos a las 9 de la mañana en Constitución. Dimos una vuelta por la parte de atrás de la estación para echar un vistazo a la arquitectura ferroviaria del siglo XIX que todavía se puede ver por ahí. Y también, por detrás de la estación encontramos uno de los pocos letreros de propaganda de la época peronista que todavía quedan en la ciudad. En la foto no se ve muy bien, y aquí aparece más como documento que como algo estético, pero dice: “Apoye el plan quinquenal.”

Que Barracas no sea un barrio turístico no significa que no haya nada que ver. Se pueden encontrar algunas casas que vale la pena ver y la arquitectura industrial tiene bastante interés. Aunque buena parte de la industria ha desaparecido, ha dejado huella en el barrio, la suficiente todavía como para poder hacerse una idea de lo que fue la ciudad en otras épocas.

Es verdad que algunos edificios han sido tomados por los pijos (chetos, en el argot argentino), para instalar sus lofts y sus centros de diseño, pero no los suficientes como para disneylandizar el barrio a la manera de San Telmo, ni para crear una copia de una copia del barrio recuperado europeo como es Palermo.

La estación Yrigoyen es la que queda entre Constitución y Avellaneda, todavía en Capital. El rosa de la fachada no es muy atractivo y la estación en sí está un poco hecha polvo, pero ese estilo nouveau apunta a una época en la que lo estético cumplía un papel junto a lo meramente funcional, esa mala interpretación de Le Corbusier que sirve para esconder la falta de criterio de muchos arquitectos y la avaricia de tantos constructores.

Barracas termina en el Riachuelo, que debe ser una versión moderna del río Aqueronte. Está claro que a nado no se puede cruzar.

Al final del paseo, paramos a tomar una cerveza en El Progreso, cuyo nombre dice mucho del barrio, de las ambiciones que alimentó en otra época y del desuso en el que han caído muchos de sus edificios. ¿No es la del progreso, hoy, una ideología olvidada, o por lo menos denostada?


2 Respuesta a "Paseo por Barracas"

  1. Marcelo dice:

    Qué increible lo de ese cartel Roger, justo ayer anduve buscándolo y no pude verlo, auque anduve caminando hasta dodne empieza la autopista, por ambos lados. ¿Te acordás por dónde está?

  2. Roger dice:

    Hola Marcelo
    Si recuerdo bien, está en la estación misma, siguiendo en dirección opuesta a la Plaza Constitución por el borde de los edificios ferroviarios. Lo que no sé es si todavía estará ahí.