Go to content Go to menu

El sensor

abr 18, 10:16

Cuando uno ha vivido un tiempo en una ciudad, uno se hace con algo así como un sensor de los humores de esa ciudad. El ritmo del tráfico, el tipo de gente que hay en la calle (más familias, o más ancianos, o más niños, o más hombres con corbata), el tiempo, el nivel de ruido: es como si el cuerpo supiera que algo pasa mucho antes que el intelecto.
Ayer me pasó, y por pura estupidez.
Caminaba por calles no muy lejos del centro, más tarde por Boedo y luego por Almagro, y sentía algo raro en el ambiente de las calles. No sabía si era el tiempo, nublado, tirando a fresco, el principio del otoño. Había calles sin un sólo coche. Mucha gente mayor. Muchos cafés y restaurantes llenos, la gente haciendo cola para conseguir una mesa.
¿Qué pasa? ¿Qué es este ambiente tan raro para un día de semana?
Luego, alguien lo dijo, lo oí de refilón: era jueves santo.
Y es que ni me doy cuenta de los festivos, ni los seculares ni los religiosos.


1 Respuesta a "El sensor"

Leave A Reply

Ayuda Textile