Go to content Go to menu

Una de las grandes desgracias de Buenos Aires ha sido la pérdida de sus mercados. Y no sólo pasó aquí, toda ciudad respetable tiene unos cuantos mercados reconvertidos en otra cosa. Hay que culpar a esas olas de modernidad y comodidad que al final conducen al malestar, al aburrimiento, al todo igual para todos. (Así perdieron también el alma muchos cafés de Corrientes).
Pero en Buenos Aires sobreviven unos cuantos mercados. El de San Telmo todavía conserva puestos de comida, aunque la mayoría han caído en manos de la industria del turismo. Sin duda el mejor mercado de esta ciudad es el del Progreso, en Primera Junta. Ahí hay como un orgullo en un saber recuperado, el de la buena comida bien presentada y el trato humano en el comercio: todo mejor que ir al impersonal supermercado de cadena, o al almacén chino de enfrente (siempre hay uno), donde lo habitual es el mal rollo.
Cerca de mi casa, en la esquina de Independencia y Entre Ríos, está el Mercado de San Cristóbal. En ese cruce se encuentran los barrios de Constitución al sudeste, el de Monserrat al noreste, el de Balvanera al noroeste y el de San Cristóbal al suroeste. Pero el mercado está en la esquina de Monserrat, no en la de San Cristóbal, vayan ustedes a saber por qué. Será otro de esos pequeños detalles que tiene toda ciudad, y Buenos Aires en especial.
El mercado conserva buena parte de su función como tal, aunque ya no del todo. Hay carnicerías, pollerías, fiambrerías, dos pescaderías, puestos de frutas y verduras, otros donde venden teléfonos móviles, un par de librerías de viejo, un zapatero, un par de bares. Pero parece que la gran mayoría de los puestos han caído en manos de anticuarios, sobre todo los del piso de arriba, y de algunas tiendas de ropa. En ese sentido, este mercado se asemeja al de San Telmo, pero con menos turismo y, me duele decirlo, con menos alegría. Está como más pobre, más gastado por el tiempo y más oscuro. Y sin embargo, mantiene su vitalidad.
Muchos puestos tienen todavía los mostradores de mármol y las cámaras frigoríficas de madera, algunas auténticamente bellas, muy bien cuidadas. Como si los comerciantes las consideraran tesoros.
El otro día, me ocurrió que una negra que supongo dominicana (por la pequeña colonia de esa nacionalidad que hay cerca, del lado de Constitución) me miró de arriba a abajo y soltó: “¡Mi amor!” Yo me quedé como un conejo encandilado por los faros de un coche en la carretera oscura. Suerte que no fui atropellado. Pero ya se sabe, todo lo que no mata al ego, lo engorda.

Un nota final: los románticos tenemos un gran aprecio por el desgaste en las ciudades, lo antiguo venido a menos. No queremos que desaparezca. Luego cuando lo arreglan y a esa zona se muda la gente de plata, nos quejamos. A mí me pasa con Palermo, que no soporto. Pero los barrios gastados vienen con problemas: la fealdad, y hasta la inseguridad. Aunque yo, que vivo en Constitución ahora, noto poca inseguridad, al menos en los últimos tiempos. En fin, la paradoja es esta: amamos estos barrios viejos, pero no queremos que los arreglen, aunque se vuelvan peligrosos. Y si no los arreglan irán cada vez a peor. ¿Qué hacemos?


3 Respuesta a "El Mercado de San Cristobal"

  1. Lucila dice:

    Es realmente una paradoja, y forma parte del sin sentido de la cual Buenos Aires está plagada.
    Para los románticos, lo ideal sería que esos comercios de barrio funcionen como lo hacían antes, que los locales no tengan ese olor a viejo, que fueran nuevos pero no reciclados en el sentido “palermístico” del término. Es complicado conformar a todos. Hay gente que detesta eso y prefiere meterse en los shoppings a pasar el día.

  2. Almafuerte dice:

    Parecería que la mano del urbanista no puede lograr lo que la ciudad y el tiempo hacen espontáneamente. Porque esos sitios que hoy nos gustan fueron creados por una época sin un proyecto de por medio, sin que realmente se propusieran lograr algún clima en especial. Los mercados y almacenes eran los lugares de trabajo de nuestros antepasados, sobre todo utilitarios y muy bien construidos.

    A esta altura, creo que lo que sí puede hacerse para promover que los barrios degradados mejoren y prosperen es indirecto: por un lado, proporcionar infraestructura urbana digna, eficaz y moderna (buen transporte y servicios, aceras y calles cuidadas, iluminación, etc.). Por otro lado, promover que existan fuentes de trabajo genuino para una sociedad bien educada, bien alimentada y responsable, que haga lo suyo y cree los climas urbanos de su propia cultura.
    Idealmente, con ésto y alguna normativa que proteja el patrimonio construido debería alcanzar…

  3. Juan carlos dice:

    Primer piso de la galeria de Entre ríos e independencia en los locales de arriba hay uno que tiene unos tres locales de juguetes cosas y en otro de los locales vende cassettes y televisores y un monton mas de cosas le dicen Rana es un peligroso Pedofilo tengan cuidado por favor!!

Leave A Reply

Ayuda Textile