Go to content Go to menu

Café Aragón

ene 24, 16:20


A veces salgo simplemente a pasear, sin rumbo; pero las más prefiero tener una misión, un punto de llegada. A partir de ahí ya me puedo perder. Mirando la lista de cafés notables me di cuenta de que los que me falta visitar quedan todos bastante alejados del centro. Uno es el Café Aragón, en las siete esquinas: cruce de Donizetti, Juan B. Alberdi, Escalada y Bruix.

Así que tomé el 2 en Avenida La Plata y me bajé en el 9200 de Rivadavia, pasé por debajo del puente de Juan B. Justo, donde hay dos gasolineras abandonadas (se ven varias por la zona) y doblé por Donizetti para caminar las 6 cuadras hasta Alberdi. Cuando llegué me encontré con que el Aragón estaba cerrado; no vi un cartel con el horario, ni otro que indicara que cerraban por vacaciones. Sin embargo, viéndolo desde afuera parece toda una institución. La fechada, que da a la esquina, está toda pintada con filetes, publicidades antiguas (Geniol, Fernet, Vascolet), un tranvía del año de la sopa y letras de tangos. Encima de la puerta principal, sobre un fondo azul, hay pintado un medallón de oro con dos lazos, uno con los colores de Argentina, otro con los de España. Y por encima de eso, se puede leer un verso de Discépolo (De chiquilín te miraba de afuera) y la fecha de fundación del café: 1893.

Por las vidrieras pude comprobar que el salón es bastante grande y que lo que prometen los neones (probablemente de los años 50)—BAR BILLARES—es cierto: tendré que venir una noche a practicar mi juego y perder contra el peor de los jugadores del Aragón.

Después, como tenía algo de tiempo, caminé por los alrededores para hacerme una idea del barrio. Las calles son plácidas, con poco tráfico. Hay varias torres de apartamentos bastante altas y un tanto absurdas en el contexto, pero la mayoría de las casas son bajas. Pude ver unas cuantas de finales del XIX en bastante buen estado, pero la mayoría son más modernas o incluso nuevas. Vi una casa racionalista que me llamó la atención, y otra de los años 60 que me dejó perplejo: parece una mezcla de varias ideas confusa que no ha mejorado
con el tiempo, pero tiene una pinta divertida (no pongo la foto aquí porque no me salió bien). También hay varias industrias menores por la zona y alguna que otra fábrica que ya no cumple su función original, incluido un edificio de ladrillo que ocupa toda una cuadra y en cuya fachada, escrito en piedra como si fuera para siempre, el nombre de la empresa: La Hispanoargentina, curtiembre.

Se me hacía tarde y en poco llegué de nuevo a Rivadavia, donde tomé el 2, que tiene la gentileza de parar a media cuadra de mi casa.


2 Respuesta a "Café Aragón"

  1. Ultraflava Photography dice:

    Y pensar que hace 2 semanas, abrieron una farmacia donde estaba el aragon, no respetaron la fachada, la repintaron , pusieron un cartelon enorme y fin del Cafe Aragon.
    una lastima.

Leave A Reply

Ayuda Textile